Muerte y Reencarnación – Preguntas de Seguidores

Muerte y ReencarnaciónSobre la Muerte y la Reencarnación se hacen siempre muchas preguntas, pero vivimos en una gran ignorancia sobre ello. Y es lógico, ¿alguien ha vuelto de la muerte, de la real, para contarnos cómo es ese proceso?

Y no hablo de las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM) que, en realidad, son sólo eso, «cercanas», pero no es volver de la muerte. Por otra parte, tenemos las experiencias de niños que recuerdan su vida pasada. Pero es sólo esa vida, y el trance de muerte, al margen de estar anclado en el dolor del momento de la muerte en una vida pasada, tampoco nos revela nada.

Lo único que puede deducirse, en ambos casos, es que existe una compulsión para volver a vivir.

Las preguntas que trato en este artículo y vídeo

Abordo hoy este tema porque «Alberto González», «Yasmin Romano» y»Jozelito», preguntan cómo evitar que nos fuercen a Reencarnar y, por otra parte, «Marlena Gyarcia»pregunta mi opinión acerca de Castañeda. He incluido aquí esta pregunta porque cierta información que este autor nos dejó, aunque no lo parezca, puede sernos muy útil en este asunto de la Reencarnación.

1. La Muerte y la Reencarnación están ligados

Y este es el primer punto que podemos tener en consideración: Que nadie obligó a estas personas, las que experimentaron una ECMO o los niños que recuerdan su última existencia, a volver a vivir.  Incluso aquellas que experimentaron una ECM, muchas veces dicen que les dieron la opción de volver o quedarse en ese lugar, pero decidieron volver.

Esto nos hace plantearnos una pregunta: ¿Qué hubiese pasado de no haber tenido esa elección, porque su cuerpo estuviera demasiado dañado para permitirlo? Igualmente, tal como en ese momento explican, hubiesen sentido el deseo de volver… Por tanto, es lógico considerar que eso mismo, en el caso de la reencarnación, les habría traído de vuelta a la vida. Y ese  o esos deseos serían el disparador.

Esto es más manifiesto en el caso de los niños que recuerda su vida anterior. Normalmente, cuando se da esta situación, en esa vida anterior murieron de una forma traumática, antes de tiempo y, muchas veces, con violencia. Ahí es donde se observa ese deseo de volver a vivir, esa compulsión. Además, no es que estos niños tengas una capacidades superiores, en absoluto. Recuerdan el trauma porque es muy potente, pero más allá de esto no tienen más información.

2. ¿Muerte y Reencarnación obligada?

En las preguntas realizadas hay un denominador común: La creencia que, de alguna forma, nos obligaron a reencarnar.  Parece que, tras la muerte, en vez de esa compulsión personal a volver, hubiese algo que nos obligó. 

Tuve que hacer, después de haber realizado el vídeo de este artículo, un nuevo artículo y vídeo para aclarar mejor este punto: en realidad nadie nos obligó a nada, pero sí que hay muchas personas que tienen, y no sin razón, esa sensación. De esto hablé en dicho artículo y a él me remito. En este, que sería la evolución explicativa de aquel, me voy a ceñir al punto de qué es lo que nos obligó a reencarnar, y eso no fue otra cosa que nuestros deseos incumplidos y nuestros condicionamientos.

Como he dicho muchas veces, prácticamente nadie se hace una idea de lo que supone la muerte, la ruptura tan brutal que significa. De pronto, y podría ser ahora mismo, todo lo que das por seguro y cierto desaparece. Todo por lo que has luchado y te has esforzado se desvanece, todo lo que creías debías hacer o querías hacer ya no es posible… Eso y mucho más. Y todo eso, todos esos deseos, ¿crees que desaparecen sólo porque has dejado ese cuerpo que hasta ese momento habitabas?

3. Ahí donde esta la mente de un hombre al morir ahí va su Alma

Esto lo dice el Bhagavad Gita en su Capítulo 8. La cita exacta es: Porque aquello en lo que uno piensa en el último momento de su vida, es con certeza hacia lo que el alma va, debido a la afinidad que tiene con esa determinada naturaleza. 

Te lo pueden decir más alto, pero no más claro. ¿Qué es tu alma? Tu esencia. Y tu esencia va a ir directamente, y de cabeza, a aquello que tenías en ella en ese último momento de morir. Todo lo que te quedó por hacer, decir, cumplir, realizar, etc… Aunque sería mejor decir, creíste que debías hacer, decir, cumplir, realizar… ¿Realmente tenías todo esos deberes o quereres? O es algo que te has condicionado a ti mismo en creer.

Por eso, en el Dhammapada, Buda dice en el verso 154: Ahora te he percibido. No volverás a construir esta casa. Todas las vigas han sido quebradas. Se ha aniquilado el soporte central. Mi mente ha alcanzado lo incondicionado. Habiéndolo alcanzado, representa el fin del apego.

Aquí la clave está en el condicionamiento y el soporte central, que se refiere a que la mente ha alcanzado lo incondicionado. Una mente así ya no tiene condicionamientos, creencias impuestas «acerca de». Es el fin del apego a la existencia. Por ello, no se volverá a construir esta casa, porque el soporte central se ha aniquilado, y esta casa es tu cuerpo, la que habita tu alma.

4. La tradición nos ha explicado la Muerte y la Reencarnación consiguiente

Estos versos han sido siempre malinterpretados, porque cuando no sabes lo que buscas, no puedes encontrarlo. En mi caso, lo entendí después de aprender en la Terapia Regresiva, supe que esa compulsión por volver a vivir es lo que condiciona todo. Pero no fue algo que descubras de la noche a la mañana, me llevó años, porque, ¿qué decía el condicionamiento? Que yo elegía volver a vivir para aprender, crecer y evolucionar y, piénsalo, ¿ese condicionamiento, acaso no es ya por si mismo suficientemente potente como para traerte de nuevo a la vida? Pero vamos más allá: ¿Es real?

Esa fue la clave para mí, que no era real. Al poder, gracias a la Terapia Regresiva, observar secuencias de vidas y vidas, tanto en otros como en mí mismo, tuve que terminar por aceptar que no era cierto. Incluso era lo contrario: A lo largo de vidas, la mochila de cargas, traumas y condicionamientos se hace cada vez más densa y pesada, no más liviana.

El supuesto aprendizaje queda eclipsado por una realidad: Vuelves siempre sin memoria, y no la recuperas en el momento de morir por el hecho de morir. Te precipitas en una nueva vida, pero desconociendo totalmente lo que antes sucedió. Eso nos lo muestran los niños que recuerdan su vida pasada, o los que tuvieron una ECM. Pueden contemplar su vida con los condicionamientos y creencias de esa vida, con ello evalúan, pero es una evaluación errónea, porque no tienen una perspectiva mayor, les faltan datos.

5. Entonces, ¿dónde está la clave de la Muerte y la Reencarnación?

Pues exactamente donde la tradición nos lo ha señalado: En el condicionamiento, creer que debemos hacer algo, lo cual nos lleva a volver, así como en los propios deseos no satisfechos que disparan esa necesidad.

Cuando nos hablaban de los deseos de forma negativa, como una atadura, nunca lo explicaron bien. No se trataba para nada de no desear una mejor vida, una casa, una familia, unos determinados lujos o lo que fuera, se trataba de no desear en ese momento cumbre nada más. Por esa razón Neville me asombró, porque es la única persona que corroboró lo que llevaba años diciendo, y que él expresa no con estas palabras exactas, pero si con su sentido: Si quieres fama o riqueza, está bien, ve a por ello, será una forma de reconocer Quién Eres, tu «Yo Soy», pero recuerda que todo eso no es algo que puedas llevarte, tienes una tarea mayor.

Y tal como decía: Si no despiertas aquí y ahora, no lo harás en el momento de morir. Si no lo haces ahora, morirás y volverás, sin saber que has vuelto, y lo harás por los mismos raíles.

Todo lo que llevas dentro debe procesarse, depurarse, limpiarse…  Porque todo eso es lo que te retiene aquí, nadie te retiene, te retienes tú.

6. ¿Qué nos aporta Castañeda?

Como he dicho, creo que hay información que Castañeda nos ha dejado que puede ser muy útil en el asunto de la Reencarnación. Lo trato más en detalle dentro del vídeo, pero decir que aspectos como su insistencia en acumular energía, o su trabajo de recapitulación, o su explicación de lo que sucede con el Pico del Águila, que se alimenta de las experiencias y emociones de los seres humanos, tienen mucha utilidad para aquél que quiere dejar de encarnar. Él no lo abordaba directamente de esta forma, pero si sabes un poco sobre algunas de estas cuestiones, encuentras rápidamente la relación y su utilidad.

Y es que aquí está, para mí, la clave de por qué Castañeda es, en la actualidad, un autor maldito para muchas personas. Si su discurso fuera complaciente con ciertas ideas, como las ya citadas que dicen que tienes que cumplir con ciertas normas, que te quedes quieto en el ahora y no hagas nada, y que además vuelves voluntariamente aunque lo hayas olvidado, no sería maldito. Pero habla de libertad, habla de dimensiones más amplias del ser humano, de infinitos mundos, y te da claves para lograrlo, ¿crees que eso es deseable para los que dirigen el mundo actual?

El único problema de Castañeda, desde mi punto de vista, es que sus últimos libros sobraron. Excepto eso, es un autor de gran interés.

¿Y tú, qué crees que te retiene aquí?

Y volviendo al tema central del artículo, ¿a ti que te queda por hacer, decir, corregir, perdonar, disfrutar, conocer, vivir, experimentar, sanar…? ¿Qué te queda ahora mismo que sabes que deberías hacer, o crees que deberías hacer, pero llevas tanto tiempo posponiendo? Porque, ¿qué crees que pasaría si, teniendo todo eso pendiente, ahora mismo trascendieras?

Información Relacionada

Vídeo de Youtube

Artículos Relacionados

La Serie No Reencarnar entra en más detalle en toda esta cuestión. Te dejo el primer artículo de una serie de 11 artículos y vídeos y 3 anexos: Dejar de Reencarnar – Segunda Parte

Artículo anterior, necesario para comprender mejor este: ¿Reencarnación Forzada?

Libros Recomendados

Aquí sólo puedo recomendarte un libro, creo que su título ya aventura mucho: Vuelo a la Libertad o el sinsentido del Karma

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
terapia de vidas pasadas regresiones

¿Sientes que frente a determinadas situaciones reaccionas emocionalmente sin poder evitarlo? ¿Tienes sentimientos de ahogo, angustia, presión en el pecho, e incluso dolor?

La Terapia de Regresiones te puede ayudar a lograr la calma, la seguridad y la paz en tu corazón.

¿Te ha gustado?

Subscríbete y recibe las publicaciones en tu bandeja de entrada. Así no te perderás ninguna.

Deja un comentario